Empacar con películas termoencogibles no es una práctica novedosa. Desde principios de los años 70, mercados como el estadounidense ya comenzaban a utilizar esta técnica. Esta técnica que, con el tiempo y desarrollos continuos, se ha convertido en una de las más demandadas por las características como su versatilidad, presentación para una amplia variedad de productos de consumo y aplicaciones funcionales como paquetes y bandejas, que facilitan la agrupación de productos para transporte, distribución y estantería.

Áreas de aplicación de los productos de termoencogido

  • Alimentos
  • Bebidas
  • Lácteos
  • Cosméticos
  • Plásticos
  • Artículos de aseo
  • Consumo masivo

Además, el termoencogible se puede utilizar como una solución de empaque para promociones especiales y también como mecanismo de seguridad en el caso de las bandas, aguas, licores, salsas, lácteos y líquidos en general.

Si bien es cierto que las películas plásticas tienen la propiedad de fundirse fácilmente, el éxito está en la capacidad de calcular el tamaño de encogimiento o retracción de manera que, el diseño gráfico impreso se retraiga exactamente igual, se adapte perfectamente a la forma esperada y el resultado en conjunto sea óptimo.

Al empacar con termoencogibles, se obtienen grandes ventajas tanto para almacenar y transportar el producto como en la realización de inventarios y el mercadeo; ventajas que se maximizan al disminuir los costos por grandes volúmenes y cuidar el ambiente, puesto que es un material de fácil reciclaje.

Los beneficios, por su parte, también saltan a la vista. Por una parte, el ingeniero de empaques tendrá mayores facilidades, dado que en el empaquetado la película termoencogible puede mantener en un solo lugar uno o más productos, evitando el roce entre los mismos y garantizando protección y limpieza. Los termoencogibles pueden ser una solución adecuada para los empaques de sus productos.